fbpx

Aprovecha las desgravaciones fiscales para reformar tu vivienda

3 Mar. 2022 | Ayudas y subvenciones

Dos electricistas comprendiendo el plano eléctrico de la vivienda

Desde Instalaciones Porcuna queremos explicaros que tanto el Gobierno central como la Junta de Andalucía han marcado en su estrategia la rehabilitación de las viviendas. Os damos un dato muy importante: contamos en España con un parque inmobiliario que tiene de media unos 45 años de edad y una certificación energética E.

Hablamos de viviendas en las que hay que trabajar, por un lado para poder ceñirse a una vida mucho más cómoda. Por otra, para intentar mejorar la eficiencia energética de todas ellas. Así, se han habilitado una serie de subvenciones tanto a nivel nacional como autonómico. Además, a través del Real Decreto-Ley 19/2021, de 5 de octubre de medidas urgentes para impulsar la actividad de rehabilitación edificatoria en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, se habilitaron hasta tres tipos de deducciones fiscales de las que podemos beneficiarnos si hemos reformado nuestra vivienda.

Reducción del 7% del gasto energético en una vivienda

En el primer tramo de deducciones, nos encontraríamos con aquellas obras con las que se pueda mejorar la eficiencia energética de una vivienda habitual o arrendada para uso como vivienda. Este primer nivel nos permitirá la deducción del 20% del proyecto con una base máxima de deducción de 5.000 euros anuales, siempre que esas obras realizadas reduzcan como mínimo un 7% la demanda de calefacción y refrigeración.

Como requisito, se debe acreditar esta mejora a través de la reducción de los indicadores de demanda energética del certificado de eficiencia energética de la vivienda.

Esta deducción de impuestos podrá solicitarla aquellas personas que cuenten con proyectos realizados a partir de la entrada en vigor de este Real Decreto-ley y hasta el 31 de diciembre de 2022.

Instalación de suelo radiante en una vivienda

Reducción del 30% del gasto energético en una vivienda

En el segundo tramo encontramos aquellas obras con las que se pueda mejorar la eficiencia energética de la vivienda habitual o arrendada para su uso como vivienda cuando esas obras supongan la reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable. Como en el caso anterior, esto hay que acreditarlo a través de la reducción del indicador de consumo de energía primaria no renovable del certificado de eficiencia energética de la vivienda o bien cuando se mejore la calificación energética obteniendo la clase A o B en la misma escala de clasificación.

En este se permite una deducción de hasta el 40% de las cantidades satisfechas por el proyecto hasta un máximo de 7.500 euros.

Podrán solicitar esta deducción aquellos proyectos realizados a partir de la entrada en vigor de este Real Decreto-ley y hasta el 31 de diciembre de 2022.

Reducción del 30% del gasto energético en edificios

Finalmente, hablamos del tercer tramo de deducciones que afectaría a las obras de rehabilitación que mejoren la eficiencia energética en edificios de uso predominante residencial, que será aplicable a las cantidades satisfechas por el titular de la vivienda.

Los proyectos deberán suponer una reducción de consumo de energía primaria no renovable de un 30% como mínimo y deberá ser acreditado mediante el certificado de eficiencia energética o bien a través de la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase energética A o B en la misma escala de clasificación.

En esta tercera deducción, el contribuyente de la vivienda podría deducirse hasta un 60% de las cantidades satisfechas por las obras y hasta un máximo de 15.000 euros.

Podrán solicitar esta deducción aquellos proyectos realizados a partir de la entrada en vigor de este Real Decreto-ley y hasta el 31 de diciembre de 2023.

Qué proyectos son deducibles

Son muchos los proyectos que pueden ser deducibles bajo estas premisas. En general, todos aquellos que logren mejorar la eficiencia energética de una vivienda, como por ejemplo el cambio de cerramientos de una obra de origen o la colocación de placas solares en una vivienda unifamiliar o un edificio residencial.

Share This